A mi amada Belén en nuestro 4. aniversario de boda


A mi amada Belén de Andrés


Una de las grandes dicotomías de la vida y de la sensación del tiempo consiste en querer hacer los momentos de felicidad eternos, sin embargo el mismo tiempo te castiga de tal manera, que aquellos momentos de felicidad se hacen tan cortos como el resplandecer de un rayo en la cordillera. Así han pasado estos cuatro años de matrimonio. Han sido unos años de felicidad sin nunca dudar de aquella decisión, para algunos descabellada, para otros sorpresiva y algo irreverente, pero para nosotros dos llena de amor y ganas de estar juntos. Son cuatro años que han pasado tan rápido pero a la vez con la sensación de haberte tenido toda la vida.

Un día de verano Andaluz a eso de las 8 de la noche estábamos diciéndole al mundo: “Aquí estamos para demostrar que queremos estar juntos, que nos amamos, que tenemos todo por construir y de momento no tenemos nada. Sólo nos tenemos el uno al otro, tenemos algo de suerte y salud para trabajar por un sueño en común.” Y así fue… Hoy 11 de Septiembre de 2008 aún continuamos en la lucha juntos.

Ahora más que nunca me siendo más unido a ti, sobre todo porque atrás quedaron aquellos temores al fracaso laboral y económico. Los dos nos hemos demostrado a nosotros mismos que podemos con todo, incluso en los momentos más estresantes de la vida laboral, pero siempre con la responsabilidad, la puntualidad y la humildad que nos caracteriza. Este camino recorrido no ha sido fácil… Ni para ti ni para mí. Renunciar a la compañía de nuestros seres queridos (tu por tu lado, sin poder ver cómo crecen tus sobrinitos y por mi parte, no poder estar en el doloroso pero necesario proceso de envejecimiento de mis padres e incluso no poder acudir a la despedida final de nuestros abuelos). A veces duele estar juntos porque se sufre de soledad, se sufre por la nostalgia de estar lejos de la familia, pero siempre nos queda la ilusión al despertar al lado de la persona que te hace simplemente feliz. Para mí, esa persona, por la que vale la pena el sacrificio, eres tú.

De todas maneras no podemos negar que vivimos intensamente. Disfrutamos cada momento juntos: cuando salimos de viaje, cuando comemos en nuestros sitios favoritos como el Da Pino o el Yamamory, cuando vamos de bailoteo, al teatro, al cine o cuando nos besamos y nos contemplamos, cuando lloramos y reímos al mismo tiempo, cuando nos burlamos de nosotros mismos o de la pestilencia de Jervis Place, cuando vamos al Tesco o al Aldi, cuando caminamos por la playa de Dublín muertos de frío, cuando nos tomamos de la mano como la primera vez, cuando sé que estás ahí al recibir un mail tuyo en el trabajo, cuando aún sin estar juntos físicamente, nos sentimos unidos por esa energía cósmica que nos hace actuar de la misma manera… Como si estuviésemos jugando a robarnos los pensamientos. Mi Belencita, hoy cumplimos cuatro años de casados, son cinco años de estar juntos y siento que se han ido tan rápido como un suspiro, pero siempre con la intención de hacerlos eternos. A tí amor… Con estas líneas carentes de valor literario pero con mucho sentimiento quiero decirte que te amo, te adoro e idolatro.


Andrés

Comments

Grechen said…
Muchas gracias mi amor por semejante regalo de aniversario tan cibernético(no me lo esperaba!)! estoy de acuerdo contigo en que vale la pena el sacrificio que ambos hacemos al estar lejos de la familia. No lo hemos tenido fácil desde el principio y todavia nos queda mucho por recorrer. Espero también librarme de las pestilencias del "jervis place" algún dia jaja lo de que me idolatras te lo recordaré cuando te toque limpiar el baño!!! hab dich Lieb!
Anonymous said…
tía que bonito regalo, de verdad que hasta he tenido que derramar mis lagrimones de la emoción, cierto es que parece mentira que cumplan cuatro agnos de matrimonio, es que fue sólo ayer que me decías que guapo encontrabas al muchacho colombiano que se había mudado a nuestro Wohnheim, sigan así luchando por su amor y contra las adversidades de esta vida que no siempre es fácil, muchas felicidades y saludos un abraso Esme
Grechen said…
verdad que sí? yo también estaba muy emocionada mientras me lo leia en alto (le obligué a leermelo jiji),después de casi 5 años juntos todavia me sorprende!tu hisotria con Robert es parecido por lo contentos que se les ve juntos y tampoco ha sido fácil para vosotros!un abrazo y gracias por tu mensaje!
Cristóbal said…
¡Qué bonito! ¡Cuánto amor y sentimiento hay en estas letras!

Os deseo toda la felicidad del mundo.
Seguid así, que así siempre tendréis gente que estará a vuestro lado.

Besos desde Múnich,

Cris